domingo, 15 de noviembre de 2009

María Oliveros

María Luisa Oliveros Parejo, es el nombre completo de María Oliveros, bailaora de la alta escuela sevillana, elegante y de gran planta como bailaora, nació en la calle San Sebastián de Alcalá de Guadaíra el día 9 de enero de 1948, fruto del matrimonio entre Manuel Oliveros Jiménez, gran aficionado al cante y uno de los capataces de la Semana Santa alcalareña, y su esposa María del Loreto Parejo Fernández.
María Oliveros nunca fue tenida por alcalareña, ni tan siquiera por los estudiosos locales, que ignoraban el lugar de nacimiento, ya que desde pequeña, estuvo interna en un colegio de monjas de la calle San Luis de Sevilla, donde hoy se encuentra el Centro Andaluz de Danza, y en el que se le despertó el interés por el baile a través de Manolita, su profesora, de donde pasó a recibir clases de danza clásica y española por parte de Conchita Pericet, de donde surgió la idea de formar pareja artística con Pepe Rojas.
María, una vez acabado el bachillerato en el Instituto Murillo de Sevilla, dominaba como pocos los tangos de Málaga y marchó a Madrid para trabajar, bajo el apodo de la Profana, en tablaos como Las Brujas, Torres Bermejas, El Duende o El Corral de la Pacheca, locales que contribuyeron a su formación, así como en las salas sevillanas El Embrujo, en el que coincidió con Isabel Pantoja, Los Gallos y El Patio Andaluz.
Las mejores lecciones de danza las recibió de Matilde Coral, a la que le une una gran amistad y con la que participó el 19 de agosto de 1976 en el IV Festival Flamenco Joaquín el de la Paula, además de figurar ese mismo año en el espectáculo Arte Flamenco de Matilde Coral, que se presentó dos días después en el XXI Festival Internacional de Sevilla, recorriendo diversas ciudades andaluzas con un elenco en el que figuraban Loli Flores, Carmen Montiel, Amparo Vargas, Carmen Juan, Teresa Luna, Rafael el Negro, El Mimbre, Francisco Luque, Yino, Chiquetete, Manolo Limón, Romerito de Jerez, José Cala El Poeta, Rafael Mendiola, Manolo Franco y Manuel Mairena.
María es pintada por Juan Valdés, distribuye su propuesta entre las alegrías y el garrotín, ilustra coloquios con el poeta Emilio Jiménez Díaz y en el año 1980 es preparada por Matilde Coral para competir en el IX Concurso Nacional de Córdoba, logrando el 17 de mayo de ese año el Premio Nacional Juana la Macarrona, que se concedía a los bailes por Alegrías, Seguiriyas, Soleares y Cañas. Este galardón no sólo refrendó su calidad artística, sino también su capacidad para la didáctica, ejercicio que empezó desarrollando a finales de 1980 en la academia de Maika, en Córdoba.
María Oliveros estuvo cuatro años de docente en Moguer y otros cuatro en Montalbán y Montilla, sin olvidar que por el año 1981 ya había comenzado su andadura en la Peña Flamenca de Écija, localidad donde, después de regentar su propia Escuela de Danza María Oliveros, fue contratada por el ayuntamiento hasta septiembre de 1995 como responsable de Danza española y Flamenco en el Conservatorio de la Ciudad, realizando una gran labor pedagógica sin precedentes, ya que de su academia salieron Fernando Romero, hoy en el Ballet Nacional de España, el Grupo Son de Sol, e inició en el acompañamiento al baile a artistas reconocidos como el guitarrista Salvador Gutiérrez o el cantaor Pepe León El Ecijano.
María Oliveros también había conseguido en el año 1985 graduarse con la obtención del título de Profesora de Danza Española en la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Córdoba, hoy Conservatorio Superior de Córdoba, con lo que a partir de entonces alternó sus actuaciones en Peñas Flamencas y Festivales de Verano con la enseñanza y las conferencias sobre el baile.

1 comentario:

  1. ¿qué fué de ella? En Ecija tuvo su academia y ahora nadie sabe de ella.

    ResponderEliminar